Biden y Trump se enfrentarán en un decisivo primer debate electoral

Mundo 27 de junio de 2024 Por BP Staff
0f5039bc-c0f5-483b-aa41-2565bb55e079-GTY_1229229389

Este jueves, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el expresidente Donald Trump se enfrentarán en el primer debate de las elecciones presidenciales del 5 de noviembre. Este encuentro, que será transmitido en vivo por CNN, se presenta en un momento crucial ya que Biden ha logrado superar a Trump en las encuestas por primera vez, con márgenes extremadamente ajustados.

Ambas campañas son conscientes de la importancia del debate, ya que cualquier error viral puede influir significativamente en la opinión pública. Trump ha mantenido el liderazgo en las encuestas durante gran parte del año, pero su imagen ha sufrido un desgaste reciente tras ser declarado culpable en Nueva York por falsificar registros comerciales para silenciar a una actriz porno durante las elecciones de 2016.

En contraste, Biden ha experimentado un ascenso en las encuestas en la última semana, colocándose ligeramente por delante de su rival republicano. Según la media nacional de encuestas del portal FiveThirtyEight, Biden cuenta con el 40.8% de las intenciones de voto frente al 40.7% de Trump. Esta pequeña diferencia convierte el debate de mañana en un evento decisivo.

Aaron Kall, director del Programa de Debates de la Universidad de Míchigan, comentó a EFE: "Aunque haya pocos miles de personas en estados clave que cambien de opinión tras el debate, eso ya alteraría la trayectoria de estas elecciones tan reñidas".

A pesar de que la campaña electoral aún no ha comenzado formalmente, el debate se celebra temprano para captar el voto anticipado, que en algunos estados empieza en septiembre.

Durante los 90 minutos del debate, se enfrentarán los dos aspirantes de mayor edad en la historia electoral estadounidense —Biden tiene 81 años y Trump 78— y también los más impopulares, lo que podría llevar a muchos votantes a elegir al candidato que consideren el mal menor.

La atención estará puesta en la lucidez y vigor de Biden, cuya capacidad ha sido cuestionada por sus frecuentes despistes, y en los modales de Trump, conocido por sus bulos e insultos. Ninguno de los dos ha debatido desde 2020, lo que añade incertidumbre a su desempeño.

Trump ha estado preparándose y aprovechando las debilidades de Biden, incluso retándolo a someterse a una prueba de drogas. El expresidente atacará la gestión migratoria de la administración demócrata y la inflación, que afecta a las familias estadounidenses.

Por su parte, Biden, quien ha estado preparándose en la residencia presidencial de Camp David, planea retratar a Trump como un peligro para la democracia, recordando su negativa a aceptar la derrota en las elecciones de 2020 y su reciente condena en Nueva York. Además, Biden mencionará las múltiples acusaciones legales que Trump enfrenta, incluida la relacionada con el asalto al Capitolio en 2021.

A pesar del mutuo desprecio, ambos candidatos acordaron las reglas y el formato del debate, que será una especie de revancha de sus dos tensos encuentros en 2020. Esta vez, sin embargo, el debate podría ser más ordenado gracias a la regla que permite encender solo el micrófono del candidato que tiene el turno de palabra.

El evento, sin público, estará moderado por los periodistas Jake Tapper y Dana Bash. Biden y Trump no podrán hablar con sus asesores durante las dos pausas comerciales y no se les permitirá llevar anotaciones preparadas. Por sorteo, se decidió que Biden ocupará el podio en el lado derecho de la pantalla y Trump en el izquierdo. El republicano será el encargado de cerrar el debate con sus declaraciones finales.

Con las encuestas tan ajustadas, el debate de este jueves promete ser un evento crucial que podría definir el rumbo de la campaña electoral y, eventualmente, el futuro de Estados Unidos.

Te puede interesar