Exvicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, denuncia tortura tras detención

Mundo 10 de abril de 2024 Por BP Staff
EB22F019-14D2-4B40-A1A9-3F64FC28CA4B

El exvicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, quien fue detenido durante el asalto a la Embajada de México en Ecuador el pasado 5 de abril, ha denunciado públicamente haber sido víctima de tortura por parte de la policía ecuatoriana.

En un video compartido por su abogada, Sonia Gabriela Vera García, Glas relata cómo fue brutalmente golpeado por los agentes policiales. "Me apalearon y yo me desvanezco y todavía me decían, ‘párese, párese’, pero yo no podía por la paliza que me habían puesto", expresó el exvicepresidente.

Además, Vera informó que Glas se encuentra en huelga de hambre y expresó su agradecimiento hacia el gobierno mexicano por haberle otorgado asilo. "El asilo no me dio la libertad, pero me dio la dignidad de ser un perseguido político", afirmó Glas en una videoconferencia con su abogada.

El exfuncionario ecuatoriano también señaló que hay videos que demuestran que fue víctima de tortura por parte de la policía. "Me bajaron del carro, todo torturado, amarrado de los pulgares, como en la época de la dictadura. Que bueno que el presidente López Obrador haya hecho públicas las imágenes", agregó.

Glas aseguró que no bajará la guardia y seguirá denunciando que es víctima de persecución política por parte del gobierno de Ecuador. En este sentido, el gobierno de México presentará una denuncia internacional en contra de Ecuador por los hechos ocurridos en la embajada mexicana en Quito.

El exvicepresidente, quien ocupó el cargo durante los mandatos presidenciales de Rafael Correa y Lenín Moreno, tenía una orden de detención por su presunta implicación en el delito de peculado en el caso de la reconstrucción tras el terremoto de 2016.

Glas se encontraba en la Embajada de México en Quito desde diciembre de 2023, donde había ingresado en calidad de huésped y posteriormente solicitó asilo al declararse perseguido político y víctima de 'lawfare'. Sin embargo, la Justicia ecuatoriana había ordenado su regreso a prisión para cumplir una pena de ocho años por condenas previas por cohecho y asociación ilícita.

Te puede interesar