Alejandro Moreno se adueña del PRI, acusa a sus detractores y logra reformas para perpetuarse en el poder

Política 07 de julio de 2024 Por BP Staff
39917-1-17_10_24

Alejandro Moreno, presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI), anunció una ofensiva contra los responsables del Pemexgate y aquellos vinculados con el asesinato de Luis Donaldo Colosio, luego de recibir críticas por su intención de reelegirse como dirigente nacional del partido. Entre los críticos destacan Francisco Labastida y Manlio Fabio Beltrones.

En la reciente 24ª Asamblea Nacional del PRI, realizada en el Pepsi Center de la Ciudad de México, más de 3,000 consejeros nacionales votaron a mano alzada para aprobar cambios en los estatutos del partido que permiten la reelección de su dirigente hasta por dos periodos adicionales, es decir, hasta 2032.

Durante su discurso en la asamblea, Moreno arremetió contra sus críticos, llamándolos “bola de cínicos, esquiroles al servicio del gobierno”. Acusó a aquellos que castigaron al PRI con el Pemexgate y a quienes están vinculados con el asesinato de Colosio de ser el peor lastre para el partido. “No vamos a tapar a nadie, vamos a exigir cuentas, transparencia, y los vamos a convocar a que cumplan con su responsabilidad”, enfatizó Moreno.

Francisco Labastida, candidato presidencial del PRI en 2000 y beneficiado por el Pemexgate, calificó a Moreno como un “dictador del partido” y un “personaje nefasto”. Por su parte, Manlio Fabio Beltrones, quien era gobernador de Sonora cuando Colosio fue asesinado, describió la permanencia de Moreno en la dirigencia del PRI como una “pésima idea” y un “despropósito”.

Beltrones refutó a principios de este año la versión de Mario Aburto, autor material del asesinato de Colosio, respecto a que fue torturado por él. “Ganas no me faltaron, pero no lo hice”, afirmó Beltrones, añadiendo que en ese entonces “soltaron muchas especies para confundir y entretener al respetable”.

En respuesta a estos ataques, Moreno afirmó que en el PRI se acabaron las “vacas sagradas” y anunció que irá contra los responsables de los escándalos que han afectado al partido. “Ellos fueron el peor lastre para nuestro partido; estuvieron al frente cuando castigaron al PRI con el Pemexgate, hay militantes vinculados con el asesinato de nuestro candidato presidencial y eso le costó al tricolor”, sentenció Moreno.

Además de estos anuncios, el PRI aprobó durante la asamblea garantizar que el 60 por ciento de los cargos del partido sean ocupados por mujeres y crear nuevas secretarías de innovación tecnológica y digital, diversidad sexual, y pueblos indígenas y afroamericanos. También se redujo el número de integrantes del Consejo Político Nacional y se previeron adecuaciones a las atribuciones de la Comisión Política Permanente y del Comité Ejecutivo Nacional.

En medio de la controversia, Pedro Contreras López anunció su renuncia al PRI, acusando a una “camarilla de traidores” liderada por Moreno de traicionar los principios del partido. Contreras, en una carta dirigida a Moreno, expresó su desacuerdo con su liderazgo y criticó la reelección, recordando los principios de no reelección establecidos en los orígenes del partido.

Moreno cerró la asamblea reafirmando su compromiso con la militancia y anunciando una gira nacional para escuchar y trabajar con los priistas de todo el país, recordando que el PRI ha sido el gran constructor de instituciones en México.
 
 

Te puede interesar